Conceptos básicos del diseño de índices

Los índices mal diseñados y la falta de índices constituyen las principales fuentes de atascos en aplicaciones de base de datos. El diseño eficaz de los índices tiene gran importancia para conseguir un buen rendimiento de una base de datos y una aplicación. La selección de los índices apropiados para una base de datos y su carga de trabajo es una compleja operación que busca el equilibrio entre la velocidad de la consulta y el costo de actualización. Los índices estrechos, o con pocas columnas en la clave de índice, necesitan menos espacio en el disco y son menos susceptibles de provocar sobrecargas debido a su mantenimiento. Por otra parte, la ventaja de los índices anchos es que cubren más consultas. Puede que tenga que experimentar con distintos diseños antes de encontrar el índice más eficaz. Es posible agregar, modificar y quitar índices sin que esto afecte al esquema de la base de datos o al diseño de la aplicación. Por lo tanto, no debe dudar en experimentar con índices diferentes.

El optimizador de consultas de SQL Server selecciona de forma confiable el índice más eficaz en la mayoría de los casos. La estrategia general de diseño de índices debe proporcionar una buena selección de índices al optimizador de consultas y confiar en que tomará la decisión correcta. Así se reduce el tiempo de análisis y se obtiene un buen rendimiento en diversas situaciones. Para saber qué índices utiliza el optimizador de consultas para determinada consulta, en SQL Server Management Studio, en el menú Consulta, seleccione Incluir plan de ejecución real. Para obtener más información, vea Cómo mostrar un plan de ejecución real.

No equipare siempre la utilización de índices con un buen rendimiento ni el buen rendimiento al uso eficaz del índice. Si la utilización de un índice contribuyera siempre a producir el mejor rendimiento, el trabajo del optimizador de consultas sería muy sencillo. En realidad, una elección incorrecta de índice puede provocar un rendimiento bajo. Por tanto, la tarea del optimizador de consultas consiste en seleccionar un índice o una combinación de índices sólo si mejora el rendimiento, y evitar la recuperación indizada cuando afecte al mismo.

Las siguientes tareas componen la estrategia recomendada para el diseño de índices:

  1. Comprender las características de la propia base de datos. Por ejemplo, ¿se trata de una base de datos de procesamiento de transacciones en línea (OLTP) con modificaciones frecuentes de datos, o de una base de datos de sistema de ayuda para la toma de decisiones (DSS) o de almacenamiento de datos (OLAP) que contiene principalmente datos de sólo lectura? Para obtener más información, vea Proceso de transacciones en línea frente a la ayuda a la toma de decisiones.

  2. Comprender las características de las consultas utilizadas con frecuencia. Por ejemplo, saber que una consulta utilizada con frecuencia une dos o más tablas facilitará la determinación del mejor tipo de índices que se puede utilizar. Para obtener más información, vea Directrices generales para diseñar índices.

  3. Comprender las características de las columnas utilizadas en las consultas. Por ejemplo, un índice es idóneo para columnas que tienen un tipo de datos entero y además son columnas con valores NULL o no NULL. Un índice filtrado es adecuado para columnas que tienen subconjuntos bien definidos de datos. Para obtener más información, vea Directrices generales para diseñar índices filtrados.

  4. Determinar qué opciones de índice podrían mejorar el rendimiento al crear o mantener el índice. Por ejemplo, la creación de un índice clúster en una tabla grande existente se beneficiaría de la opción de índice ONLINE. La opción ONLINE permite que la actividad simultánea en los datos subyacentes continúe mientras el índice se crea o regenera. Para obtener más información, vea Configurar opciones de índice.

  5. Determinar la ubicación de almacenamiento óptima para el índice. Un índice no agrupado se puede almacenar en el mismo grupo de archivos que la tabla subyacente o en un grupo distinto. La ubicación de almacenamiento de índices puede mejorar el rendimiento de las consultas aumentando el rendimiento de las operaciones de E/S en disco. Por ejemplo, el almacenamiento de un índice no agrupado en un grupo de archivos que se encuentra en un disco distinto que el del grupo de archivos de la tabla puede mejorar el rendimiento, ya que se pueden leer varios discos al mismo tiempo. Para obtener más información, vea Colocar índices en grupos de archivos.

    O bien, los índices agrupados y no agrupados pueden utilizar un esquema de particiones en varios grupos de archivos. Las particiones facilitan la administración de índices y tablas grandes al permitir el acceso y la administración de subconjuntos de datos rápidamente y con eficacia, mientras se mantiene la integridad de la colección global. Para obtener más información, vea Tablas e índices con particiones. Al considerar la posibilidad de utilizar particiones, determine si el índice debe alinearse; es decir, si las particiones se crean esencialmente del mismo modo que la tabla o de forma independiente. Para obtener más información, vea Directrices especiales para índices con particiones.

Para obtener más información acerca de estas tareas, vea Directrices generales para diseñar índices.

Adiciones de comunidad

AGREGAR
Mostrar: